#1d3: En qué medida Rotary ha cambiado para ampliar acceso al agua salubre
24/08/2019
#3d3: En qué medida Rotary ha cambiado para ampliar acceso al agua salubre
26/08/2019

#2d3: En qué medida Rotary ha cambiado para ampliar acceso al agua salubre

… a largo plazo”. Por Ryan Hyland.

Socios de Rotary trabajan con expertos locales para asegurarse de que los proyectos atiendan a una necesidad local y sean sostenibles. Los docentes Mark Adu-Anning (izquierda) y John Kwame Antwi trabajan con el ingeniero Jonathan Nkrumah (centro), la socia de Rotary Vera Allotey, y el líder de Atekyem, Nana Dorman II en proyectos de saneamiento en Ghana. Foto: Awurra Adwoa Kye

  • Involucramiento y sentido de propiedad por parte de la comunidad

Dicho éxito depende cada vez más de la colaboración con organizaciones que aportan recursos complementarios, financiamiento, tecnología, contactos, conocimientos sobre una cultura específica o competencias de otro tipo.

“Los clubes necesitan involucrarse más en la comunidad y comunicarse con sus líderes y organizaciones profesionales”, afirma Denham. “Más importante aún, tenemos que entender las necesidades de la comunidad. No podemos suponer ni adivinar qué proyectos les serían más beneficiosos”.

Con el correr del tiempo, La Fundación Rotaria ha constatado que el involucramiento de la comunidad es fundamental para efectuar cambios a largo plazo. Ahora se requiere que los clubes que soliciten subvenciones para ciertos proyectos en otros países demuestren que los residentes locales han ayudado a trazar el plan del proyecto.

La comunidad debe desempeñar un papel importante al decidir qué problemas abordar, evaluar los recursos disponibles, buscar soluciones y trazar un plan de mantenimiento a largo plazo.

Ningún proyecto puede tener éxito, añade Denham, a menos que la comunidad pueda gestionarlo en última instancia.

En 2010, su club, el Club Rotario de Toronto Eglinton, Ontario (Canadá), acordó oficiar en calidad de copatrocinador internacional en un programa de agua y saneamiento en el Gran Valle del Rift (Kenia), donde escasea el agua salubre.

Cuando los análisis iniciales del agua subterránea revelaron la existencia de elevados niveles de flúor, para evitar ese tipo de contaminación, los clubes patrocinadores decidieron suspender la excavación de pozos artesianos, y se abocaron a la instalación de dispositivos de recolección de aguas pluviales.

El Club Rotario de Nakuru (Kenia), el club anfitrión local, ahora proporciona materiales y enseña a las familias a construir sus propios tanques de 10 000 litros. Cada familia es responsable de la mano de obra y el mantenimiento. Con una inversión de USD 50, una familia puede conseguir suficiente agua para sobrevivir durante la estación seca.

Hasta la fecha, el proyecto ha financiado la construcción de más de 3000 tanques, que abastecen de agua aproximadamente a 28 000 personas. Los integrantes de las familias beneficiarias ya no se ven obligados a caminar unos cuantos kilómetros diarios para acarrear agua, ardua tarea de la cual a menudo suelen encargarse las mujeres y niños.

Como propietarias de los tanques, se ha empoderado a las mujeres para redefinir el trabajo en el hogar. Y con ayuda de los micropréstamos que obtienen por medio de los clubes rotarios, las madres gestionan pequeños negocios y, en vez de acarrear agua, generan ingresos para sus familias.

“Al ser propietarias las lugareñas, sus hijos también se benefician porque ahora disponen de tiempo para asistir a la escuela”, explica Denham.

 

#rotarygentedeacción #rotarywash

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WEB DISTRITO 2202 →
Translate »
A %d blogueros les gusta esto: